El diseño de los espacios como respuesta a las necesidades del ser humano

Cada vez son más las necesidades que se presentan en el diseño de los espacios, y eso responde a diferentes variables; el uso, el tamaño, la ubicación, la forma, los factores ambientales y técnicos. Estos se
complementan a la vez que dan un toque de complejidad, todos hay que tenerlos presentes para respetar los principios básicos, los que se agregan en la modernidad y tener un buen resultado.


El uso está determinado por las tareas que se realizan en el espacio que se pretende diseñar, la frecuencia de todo lo que allí se desarrolla, las horas, el flujo de movimiento y las actividades. Si es de tipo habitacional, comercial, industrial, turístico, deportivo, hospitalario u otra categoría. Aunque pueden presentarse aspectos similares en los tipos de espacios, cada uno de ellos tiene características y normas diferentes que analizar, se resumen en tres posiciones; experiencias previas, espacios actuales y a una visión de futuro. Tener en cuenta lo anterior puede prever ampliaciones posteriores si los ambientes responden a actividades de uso común o públicos.


El tamaño debe siempre considerarse con las dimensiones mínimas recomendadas y de ahí ampliarlas si lo amerita, siempre respetar los canones del cuerpo humano, las medidas de circulación libre, las maquinarias y los equipos o mobiliarios que se vayan a ubicar es importante. Recurrir a un buen manual básico de diseño es indispensable para los profesionales y combinar esto con el sentido común de los clientes o usuarios.

La ubicación, aquí se torna un poco la complejidad, ya que se va de la mano con las cuatro demás variables el uso, el tamaño, la forma y los factores ambientales y técnicos. Todo esto en conjunto va situando los diferentes espacios que conforman un todo o las diferentes actividades que conforman un espacio. La ubicación se va formando entre visitas in situ, fotografías, papeles, lápices, las computadoras, las ideas de a quien se le diseña y la comprensión de estas por el equipo o el experto que realiza el trabajo.

“La Forma Sigue La Función”, concepto recitado por el Arquitecto Louis Sullivan de la Arquitectura Moderna, o en otro orden “La Función Sigue La Forma”, de los precursores de la Arquitectura Posmoderna. Aquí es donde entra el arquitecto o el grupo de expertos que diseñan un espacio, por simple o complejo que sea, colocan la creatividad, la experiencia y el sello distintivo de su lenguaje.

Los factores ambientales y técnicos, la realidad que el diseñador o el grupo de expertos confronta porque está presente, pueden que hagan que todo lo bello que se cree en la forma no funcione y se vea afectado. Varios criterios se mezclan; la circulación del aire, la iluminación, normativas urbanas o rurales, las estructuras, las conexiones eléctricas e hidrosanitarias, una serie de complejos detalles que no se pueden excluir de todo el diseño y que se adaptan a las exigencias para las cuales se conciben los espacios.

Crear un buen diseño que responda adecuadamente a las necesidades de los usuarios requiere de una combinación de variables que se enlazan y dan forma con dedicación y el análisis de cada detalle. Es muy gratificante el tiempo invertido en esta etapa y es la base para un espacio confortable, funcional y con identidad propia.

María Duvergé
Arquitecta
Gerente de Proyectos

Comments(0)

Leave a Comment


Close Bitnami banner
Bitnami